Dos personajes que montando una estructura circense guardada en un carrito de pequeñas dimensiones, disfrutan con el juego que les ofrecen las piezas que lo componen. Como finalidad, el montaje de una gran estructura que será un mástil chino sujeto por seis voluntarios. Entre acrobacias, manipulación, comicidad y técnica de mástil, se desenvuelve un espectáculo callejero muy visual y divertido que juega con la fragilidad, los equilibrios y la confianza e inteligencia colectiva.

Petén

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now